Post

Todo lo que querías saber sobre la diarrea… y te daba pena preguntar

por Floratil | 24 febrero, 2021 | 0 comentarios
People are stocking up toilet paper for home quarantine from coronavirus. Woman holds many rolls of toilet paper

¿Quién no ha tenido ese momento incómodo en el que se sienten intensos movimientos intestinales acompañados de ruidos fuertes —llamados “borborigmos”—, y una sensación urgente de ir al baño? Casi siempre, este momento es un preliminar común de un vergonzoso episodio de diarrea.

Pero, ¿Qué es la diarrea?, ¿Es causa o consecuencia de enfermedad?, ¿Por qué ocurre?, ¿Qué tenemos qué hacer? Y, sobre todo: ¿Debe avergonzarnos? Sigue leyendo para encontrar estas y otras respuestas acerca de esta molestia.

Definición:
De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), la diarrea se define como “la deposición, tres o más veces al día (o con una frecuencia mayor que la normal para la persona) de heces sueltas o líquidas”.

El organismo también detalla lo que no es diarrea: “La deposición frecuente de heces formes (de consistencia sólida) no es diarrea, ni tampoco la deposición de heces de consistencia suelta y “pastosa” por bebés amamantados”.

Ahora que sabemos lo que es y no es, lo siguiente es aclarar que la diarrea no es una enfermedad, sino un síntoma, generalmente de una enfermedad infecciosa y/o de un desequilibrio en nuestra Microbiota Intestinal, estado conocido como “Disbiosis”.

¿Qué otros síntomas acompañan a la diarrea?
Pueden ser uno o varios de los siguientes:

  • Cólicos.
  • Fiebre.
  • Sangre o moco en las heces.
  • Inflamación.
  • Náuseas.
  • Necesidad inminente de ir al baño.

Diarrea: ¿Causa o consecuencia?
Como ya dijimos, este síntoma está correlacionado con factores tan diversos como:

  • Infecciones virales.
  • Infecciones bacterianas.
  • Parásitos.
  • Consumo de medicamentos.
  • Síndrome de Intestino Irritable (colitis).
  • Intolerancia alimentaria, como a: lactosa, fructosa, edulcorantes artificiales.

¿Y por qué ocurre?
Aunque son variados y complejos los mecanismos por los que se produce la diarrea, en esencia es causada por un exceso de líquido y electrolitos que rebasan la capacidad de absorción del colon, y son eliminados mediante las heces, pero de manera aumentada. Es por esto por lo que la consistencia de las haces cuando tenemos diarrea, es blanda y líquida.

En la mayoría de los casos, esta incapacidad del intestino para absorber el líquido y los electrolitos se debe a la presencia de toxinas o bacterias nocivas que han atravesado la barrera mucosa que reviste y protege las paredes interiores de este órgano. De ahí la gran importancia de mantener o restaurar el equilibrio de nuestra Microbiota Intestinal.

→ También te puede interesar: «¿Diarrea? Te decimos qué hacer y qué no hacer».

Ya me dio diarrea, y ahora ¿qué hago?
Sea cual sea la causa de a diarrea, la medida más urgente es la reposición de los líquidos y electrolitos que se pierden en cada evacuación, con el objetivo de evitar la peligrosa deshidratación.

Por eso es tan importante rehidratarnos ingiriendo una buena cantidad de líquidos claros, o suero oral, sobre todo en poblaciones vulnerables, como los niños pequeños y las personas de la tercera edad.

Las preparaciones caseras, los jugos industrializados, o los caldos de carne con alto contenido de sal están totalmente desaconsejados.

Como en este y muchos otros casos en los que se ve comprometida la salud, la recomendación es asistir a consulta médica, con el fin de determinar el origen de la diarrea y su adecuado tratamiento.

Lo que sí podemos decirte es que los probióticos son excelentes auxiliares para solucionar la diarrea de cualquier origen. Platica con tu médico acerca de las ventajas de los probióticos elaborados a base de levadura, que han comprobado su eficacia para reducir la severidad y duración de los cuadros diarreicos y ayudar a restaurar el equilibrio de tu microbiota intestinal.

La diarrea no tiene por qué avergonzarte, es un síntoma muy común que casi todos llegamos a padecer alguna vez en la vida, pero ¡actúa rápido para que no te detenga!.

→ Lectura recomendada: «¿En qué casos es necesario tomar probióticos?»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.