Post

¿Sabías que la Microbiota Intestinal tiene un Importante papel en la Regulación del Sistema Inmunológico?

por Floratil | 23 febrero, 2021 | 0 comentarios
A boy in a disposable mask crossing arms.

¿Creerías que el equilibrio de tu Microbiota Intestinal podría ayudar a tu Sistema Inmunológico a defenderte de infecciones por bacterias o virus? Nuestro organismo es una maquinaria tan perfecta y precisa, que hace que el equilibrio intestinal influya en la respuesta de nuestro sistema inmunológico defendiéndonos de la amenaza de virus o bacterias nocivas.Para hablar de este importante tema y explicar de manera sencilla estos complejos mecanismos, entrevistamos a la Doctora Valentina García, gerente médico de Biocodex de México:

P: ¿Cuáles son las principales funciones de la Microbiota Intestinal?
R: Todos los humanos vivimos en armonía con un gran número de microorganismos que están presentes en nuestro cuerpo, principalmente en las mucosas por ejemplo: en el sistema gastrointestinal, la piel, el aparato respiratorio, el conducto auditivo y el sistema genitourinario.

La Microbiota Gastrointestinal se compone de múltiples microorganismos: bacterias, virus, arqueas, hongos, entre ellos levaduras y al convivir en un solo cuerpo, ellos se benefician de nosotros y nosotros de ellos.

Las principales funciones de la Microbiota Intestinal son:

  1. Efecto de barrera: esto quiere decir que NO permite que otros patógenos o sustancias penetren esa barrera intestinal y lleguen a la sangre.
    La barrea intestinal regula el paso de los nutrientes al torrente sanguíneo, tenemos que mantener esa barrera permeable a los nutrientes, pero impermeable a lo que no queremos que pase a nuestro torrente sanguíneo.
  2. Efecto inmunomodulador: el sistema inmunológico está unido entre sí a través del sistema linfático. El sistema linfático tiene ganglios que están distribuidos en todo el cuerpo y que se comunican entre sí por medio de un sistema de conductos por el cual viajan las células del sistema inmunológico.
    La Microbiota juega un papel fundamental generando una inmunoglobulina llamada inmunoglobulina A, la cual es uno de los principales anticuerpos que ayuda en el intestino, pero además contribuye a pasar la señal para estimular otras zonas del cuerpo lejanas al intestino.

Efecto metabólico: nos ayuda a digerir lo que comemos y además metabolizarlo. La palabra “metabolizar” significa que transforma los alimentos en energía . Además, es productora de vitaminas como la K y la B.

P: ¿Cómo ayuda específicamente la Microbiota Intestinal al Sistema Inmunológico?
R: Cuando la Microbiota está en equilibrio (estado llamado “eubiosis”), mantiene una constante interacción con la mucosa intestinal y por consecuencia con el sistema inmunológico presente en dicha mucosa.

De hecho, en todas las mucosas tenemos un tejido linfático que nos defiende de amenazas externas. ¿Cuáles otras mucosas? Las de las vías respiratorias, la vía oral, la faringe, la orofaringe, la boca, la vía vaginal, los ojos y en general de todo el intestino. Todas estas mucosas están en estrecha relación porque las conecta un sistema llamado «sistema linfático».

Hay que recordar que el intestino es donde más células inmunológicas existen, y la interacción de la microbiota intestinal con el intestino, juega un papel muy importante en la producción de inmunoglobulina A (IgA), una proteína que se eleva cuando un agente agresor entra a nuestro cuerpo, por ejemplo, un virus.

Cuando esto sucede, la Microbiota Intestinal ayuda a comunicarse con el resto del tejido linfoide para que esté atento. De esta manera, a través de la mucosa intestinal se estimulan todas las demás mucosas. Es por esto, que la microbiota intestinal en equilibrio juega un papel muy importante en la estimulación del sistema inmunológico.

Este proceso inicia desde que nacemos. A partir del intestino, el sistema inmunológico se entrena a tolerar y a no tolerar ciertas cosas, por ejemplo, tolerar lo que como, pero no tolerar algo que contenga una bacteria nociva o un virus y de hecho, es la Microbiota la que en interacción con el intestino, entrena al sistema inmunológico para que actúe o no actúe en función de esto.

Si tuviéramos que dar una conclusión de esto, sería que la regulación de la respuesta inmunológica y el efecto de interacción de la microbiota Intestinal con este “sistema linfoide asociado al intestino”, no sólo ejerce un efecto directo a nivel intestinal, sino también a nivel sistémico, es decir, en todo el organismo.

P: ¿Por qué es importante mantener nuestra Microbiota Intestinal en eubiosis?
R: Es muy importante mantener la Microbiota en eubiosis = equilibrio —obviamente junto con otras acciones en cuanto a alimentación y otros hábitos saludables—, porque de esta manera podemos mantener el efecto de protección que necesitamos para evitar enfermarnos.

P: ¿Qué significa tener la microbiota intestinal en disbiosis?
R: Es muy simple, explicada de una forma sencilla y general, es una alteración en la estructura de la comunidad microbiana intestinal, que resulta anormal frente a lo que consideramos una microbiota sana y diversa . Es decir, la disbiosis es el desequilibrio de la microbiota intestinal, no sólo en cantidad sino en calidad.

P: ¿Cuáles son las consecuencias de la disbiosis?
R:
 La importancia de la microbiota intestinal es tal, que no sólo hablaremos de la relación que tiene a nivel gastrointestinal con enfermedades como: síndrome de intestino irritable, enfermedad inflamatoria intestinal o enfermedad celíaca; una microbiota intestinal en desequilibrio puede relacionarse a otras condiciones sistémicas, es decir, fuera del intestino como: alergias, asma, depresión, obesidad, diabetes tipo 1 y 2, y síndrome metabólico.

P: ¿Cuáles son las principales acciones a tomar que nos permiten mantener nuestra Microbiota Intestinal en “eubiosis”?
R:
 1. Es necesario tener una alimentación balanceada. El consumo de frutas y verduras juegan un papel importante en nuestra alimentación, ya que  las frutas y verduras además de contener vitaminas, minerales y fibras, contienen prebióticos. Los prebióticos son la comida de las bacterias benéficas, no hay nada mejor que una fruta o una verdura tanto para ti como para tu microbiota, ambos se benefician.

2. Vivir una vida baja en estrés. Tener el control mental para presentar episodios de enojo con regularidad es algo complicado, pero, podemos ayudarnos de técnicas como  meditación o yoga.

3. Tener una vida activa. hacer ejercicio con regularidad nos ayuda a evitar la disbiosis, para poder tener beneficios de hacer ejercicio, debemos de hacer de menos una hora al día, porque se genera una respiración especial que beneficia la oxigenación del intestino y del organismo en general que es favorable tanto para nuestro organismo en general, como para nuestra microbiota.

4. No consumir fármacos indiscriminadamente. El consumo indiscriminado de fármacos,  principalmente los antibióticos afectan la Microbiota Intestinal. Otros medicamentos que causan disbiosis cuando son consumidos de manera crónica son; antiinflamatorios no Esteroideos (AINE´s), que son los medicamentos que se utilizan para el dolor y la inflamación; antiácidos, ya que interfieren con la absorción de nutrimentos y con la microbiota.

Aún tomando en cuenta todas estas medidas, nadie está exento de enfermarse y tomar antibióticos o algún día tener un tratamiento con dos o más fármacos, pero lo importante, es cuidar el equilibrio de nuestra microbiota intestinal, pero, ¿Cómo logramos esto?, con el consumo de algún probiótico farmacéutico.

P: ¿Además de estas recomendaciones, existe algo más que podamos hacer para mantener mantener nuestra microbiota en eubiosis?
R:
 Si, con el consumo de probióticos en presentación farmacéutica. Para mantener la microbiota en eubiosis hay 2 formas de implementar los probióticos: para prevenir o tratar la disbiosis.

La forma preventiva es muy fácil, si estamos conscientes de que si nos someteremos a un tratamiento con antibióticosviajaremos a lugares nuevos (no necesariamente estamos hablando de salir del país), o incluso sólo porque nadie está exento de estrés, contaminación u otros factores que indirectamente pueden afectar la microbiota, en este caso, puedo consumir probióticos antes del tratamiento médico o como medida preventiva de factores externos y no controlables.

La forma de tratamiento: si inesperadamente nos enfermamos y tenemos que consumir antibióticos o más de 3 medicamentos o viajamos a otros lugares fuera de nuestro entorno, podemos empezar con un tratamiento probiótico.

P: ¿La disbiosis es reversible? ¿Y cómo?
R: Sí es reversible, pero toma tiempo. Depende de cuánto tiempo lleva el organismo con disbiosis. ¿Cuánto tiempo te tardaste en estar así? Tenemos que tomar medidas a largo plazo de recuperar hábitos saludables. A veces se cree que un probiótico ya es la panacea, pero también se necesitan modificar los hábitos para alcanzar el estado de eubiosis ideal.

Necesitamos tomar varias medidas: modificar la alimentación, empezar a tomar un probiótico —para que en mi epitelio intestinal haya una regeneración adecuada de la microbiota intestinal—, y hacer ejercicio, entre otras medidas.

Es un conjunto de medidas el que debe adoptarse. Si yo estoy tomando un antibiótico, ahí sí es muy importante que inicie con un probiótico. Se ha demostrado que funciona, para que no se pierda el equilibrio que ya se tiene.

Visita nuestro Blog para conocer sobre éste y más temas relacionados con Microbiota Intestinal y Probióticos: https://floratil.mx/blog/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.