Post

La microbiota intestinal ante el estrés

por Floratil | 24 febrero, 2021 | 0 comentarios
Cute worried student girl keeping hands in pray gesture. Wavy haired young woman in casual shirt standing isolated over white background. Prayer or asking for luck concept

El estrés es uno de los factores omnipresentes en la vida actual, sobre todo en estos momentos de incertidumbre y preocupación. Estamos bombardeados por una infinidad de información que nos mantiene en un elevado nivel de ansiedad que nos afecta no sólo emocionalmente, sino que incluso llega a enfermarnos físicamente.Por ello es de suma importancia que tomes las cosas con calma y empieces a ocuparte, antes que preocuparte: de esta forma podrás ver que una de tus prioridades debe ser lograr mantener tu salud y paz emocional.

Como hemos venido explicando, la microbiota intestinal, ese universo de millones de microorganismos que viven en nuestro sistema gastrointestinal y que están encargados de mantener el buen funcionamiento de éste; debe mantener un balance entre calidad y cantidad (eubiosis), de lo contrario, cuando cae en un desequilibrio llamado “disbiosis”, el organismo será presa fácil de enfermedades no sólo gastrointestinales, sino inclusive, podría aumentar el riesgo de presentar infecciones a nivel sistémico, por ejemplo, una infección de vías respiratorias o una infección urinaria.

A mayor estrés, más trastornos digestivos

Pero ¿por qué sugerimos que hay una relación entre la estabilidad de tu microbiota intestinal y tu nivel de estrés? Pues la razón es que nuestro sistema gastrointestinal y nuestro cerebro trabajan de forma coordinada, a esta comunicación bidireccional se le conoce como eje intestino-cerebro y para que suceda es fundamental mantener la integridad de la microbiota.

Los investigadores han observado que, cuando existen problemas intestinales, es común que al  mismo tiempo estemos pasando por momentos de ansiedad o estrés. No es extraño que cuando tenemos un padecimiento digestivo, como infección o colitis, éste suele ir acompañado de un cuadro de depresión o ansiedad, y viceversa: cuando nuestro estado de ánimo está deprimido podemos manifestar padecimientos como inflamación intestinal, entre otros.

En pocas palabras, se dice que el intestino funciona como un “segundo cerebro”, uno más pequeño, con una enorme red de neuronas (más de 100 millones) alojadas en el Sistema Nervioso Entérico (SNE) que trabajan de forma similar a las del cerebro, incluso se ha encontrado que también liberan neurotransmisores, hormonas y otras moléculas químicas que hacen funcionar a nuestro organismo.

La forma en que manejes tus niveles de estrés, entre otros factores, puede determinar la estabilidad de tu microbiota, permitiéndote sentirte bien o mal, ya que su estado incide directamente en tu sistema inmunológico y en cómo éste se enfrenta a las enfermedades y te defiende ante ellas.

→ También podría interesarte: «¿Padezco disbiosis?»

¿Qué hacer para controlar el estrés?

Para proteger a tu Microbiota Intestinal en momentos de mucha presión y angustia, como el que atravesamos en este momento, es necesario trabajar en tu manejo del estrés, por ello te daremos cinco recomendaciones sencillas de implementar que te ayudarán a mantenerte tranquilo:

  • Desarrolla una rutina: El orden en nuestra vida nos permite mantener el control y no caer en desesperación, organiza tus actividades y no olvides incluir tiempo de descanso y de esparcimiento.
  • Aliméntate de forma equilibrada: El estrés puede generar trastornos alimenticios, episodios de mucha hambre o bien de pérdida de apetito; es importante determinar horarios para tomar los alimentos y no saltar ninguno o comer desmedidamente. Evita en lo posible los alimenos con azúcares refinadas e incluye frutas y verduras, ricas en vitaminas y minerales y alimentos ricos en probióticosque ayudarán a  fortalecer tu microbiota intestinal. También puedes llamar a tu médico y solicitarle que te recomiende una presentación farmacéutica de un probiótico ideal para ti, de acuerdo con tu caso y necesidades particulares.
  • Practica ejercicios de relajación. En general el ejercicio nos ayuda a liberar estrés y sentirnos bien; aunado a ello o en su lugar puedes realizar algunos ejercicios de meditación (puedes buscar un tutorial en internet) que te ayuden a conectar mentalmente con imágenes y pensamientos positivos.
  • Mantente informado, pero sin exagerar: No pases tu tiempo enganchado a los noticiarios o redes sociales, recuerda que sobreexponerte a la información, no siempre verídica, sólo te causará angustia e incrementará tus niveles de estrés.
  • Duerme: El descanso, acompañado de un sueño reparador, te permitirán ver las cosas con claridad y actuar en consecuencia.

Sigue estas recomendaciones y verás que tu Microbiota Intestinal y tu cerebro te lo agradecerán, ya que les permitirá estar mejor preparados para enfrentar los momentos complicados.

Tu salud emocional y mental son las más importante en estos tiempos ¡Cuida tu microbiota!

Que nada te detenga.

→ Lectura recomendada: «3 enemigos de tu Microbiota Intestinal».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.