Post

Enfermedades relacionadas con la Microbiota Intestinal

por Floratil | 24 febrero, 2021 | 0 comentarios
Tired sick woman in grey homewear sitting on bed, keeping hands on stomach, suffering from pain, looking aside. Illness, stomach ache concept

Los científicos nos consideran “superorganismos”, ya que hemos desarrollado una gran capacidad de equilibrarnos y adaptarnos a nuestro entorno logrando mantenernos sanos, gran parte de esto se lo debemos a la Microbiota Intestinal, esta extensa comunidad de microorganismos que viven en nuestro cuerpo los cuales, nos ayudan a generar las defensas necesarias ante la amenaza de otros microbios nocivos, entre muchas otras funciones.
En esta ocasión nos enfocaremos en nuestra Microbiota Intestinal, que vive en nuestro sistema digestivo, y que abarca desde la boca hasta el intestino grueso (conocido médicamente como colon).

En la salud…
La formación de la Microbiota Intestinal inicia en el útero y se estabiliza a los tres años, y ésta tendrá cambios a lo largo de toda tu vida. Una Microbiota Intestinal sana depende de muchos factores, por ejemplo:

  • El tipo de nacimiento que tuviste, es decir, si fue parto o cesárea.
  • Tu alimentación inicial, si fue lactancia materna exclusiva, fórmula infantil o una mezcla de ambas.
  • Tu alimentación complementaria, tu tipo de alimentación a partir de los 6 meses y hasta los tres años.
  • Tu higiene personal, la higiene excesiva puede afectar el desarrollo de anticuerpos.
  • Y, por supuesto, tu estilo de vida; ya que una alimentación balanceada, hacer deporte y llevar una vida lo más libre de estrés posible inciden en la salud de tu microbiota intestinal.

La Microbiota Intestinal está directamente relacionada con tu sistema inmunológico, el equilibrio entre diversidad y cantidad de tu microbiota (conocido médicamente como Eubiosis) te permitirá tener un sistema inmunológico fuerte que te ayude a enfrentar las enfermedades lo más eficientemente posible.

Por lo tanto, mantener una Microbiota Intestinal equilibrada (en Eubiosis), nos ayudará sin duda, a mantener la salud intestinal, pero también la salud sistémica (de todo el cuerpo) por esta estrecha relación que tiene con el sistema inmunológico.

→ Lectura recomendada: «10 datos curiosos acerca de tu Microbiota Intestinal».

… y en la enfermedad

Por el contrario, las alteraciones en la Microbiota Intestinal podrían ser las responsables de diversas enfermedades, síndromes o condiciones. La Microbiota Intestinal en desequilibrio (estado conocido médicamente como Disbiosis) produce factores que inducen inflamación sistémica (de todo el cuerpo). Si este desequilibrio persiste a lo largo del tiempo, puede dejarte expuesto a un mayor riesgo de padecer enfermedades como:

  • Infecciones gastrointestinales recurrentes
  • Infecciones de vías respiratorias
  • Alergias y asma
  • Obesidad
  • Síndrome Metabólico
  • Diabetes tipo 2
  • Enfermedades autoinmunes
  • Síndrome de Intestino Irritable
  • Enfermedad Inflamatoria Intestinal (Colitis ulcerativa y Enfermedad de Crohn)
  • Depresión y ansiedad

La armonía es la felicidad

Como puedes ver,  la salud de tu Microbiota Intestinal depende en gran medida de la tuya, así como  tu salud depende de la salud de tu Microbiota, es por esto que es importante que dediques tiempo y energía a mantener tu Microbiota Intestinal sana.

Para lograrlo es vital alimentarte de forma equilibrada, incluir una adecuada dosis de probióticos —ya sea los que contienen los alimentos, sobre todo los fermentados, o consumirlos en presentaciones farmacéuticas que tu médico podrá prescribirte de forma adecuada dependiendo de tus necesidades, si tomas antibióticos siempre acompañarlo con un probiótico, de preferencia opta por una levadura, ya que estas son resistentes a todos los antibióticos y no interferirán con tu tratamiento—, además procura hacer ejercicio y dedicar tiempo a las actividades de esparcimiento que te ayuden a relajarte.

No permitas que la Disbiosis se interponga entre tu salud y la de tu Microbiota Intestinal.

¡Que nada te detenga!

→ También puede interesarte: «El ABC de tu Microbiota Intestinal».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.