Post

¿En qué casos es necesario tomar probióticos?

por Floratil | 23 febrero, 2021 | 0 comentarios

¿Cómo te has sentido recientemente? ¿Crees que tu salud intestinal es la adecuada? Cualquiera que sea la respuesta, en algún momento has padecido afecciones gastrointestinales que te han te han causado dolor y te han dejado débil y hasta deprimido.

Gran parte de la responsabilidad de tu salud intestinal recae en la Microbiota Intestinal, la cual está compuesta por billones de microorganismos benéficos que se alimentan de todo aquello que ingieres. Por lo tanto, tu salud y la de tu Microbiota está íntimamente ligada: mientras más saludable sea tu Microbiota, más saludable serás tú.

Para mantenerte sano es necesario mantener el equilibrio de estos microorganismos nutriéndote de manera adecuada, una alimentación sana reforzada con la ingesta de probióticos sin duda te ayudará a lograrlo.

Los Probióticos son microorganismos vivos que, al administrarse en cantidades adecuadas, confieren un beneficio a la salud de quien los toma. Los Probióticos pueden ser a base de bacterias o de hongos benéficos (como las levaduras) que, al alojarse en tu intestino, actúan como un escudo protector en el caso de que tu sistema inmune se vea atacado por bacterias y virus dañinos.

Los puedes encontrar en diferentes alimentos, pero para ingerir la cantidad y variedad adecuada de forma segura y cómoda y así blindar a tu organismo ante diversas enfermedades gastrointestinales puedes tomarlos, previa prescripción médica, en sus presentaciones farmacéuticas, ya sea en cápsulas o polvo -el profesional de la salud te recomendará la mejor opción para tu padecimiento o para la prevención-.

También puede interesarte: ¿Como funcionan los Probióticos?

Probióticos y su acción ante las enfermedades

Tu Microbiota Intestinal se ve afectada por las enfermedades, pero las que más la lastiman son las diarreas:

  • Diarrea del viajero. Suele padecerse cuando viajas a un lugar (puede ser crecano o lejano) en donde los hábitos de higiene son muy diferentes a los de tu localidad. La diarrea del viajero, genera principalmente constantes deposiciones que convierten el viaje en un tormento, pero además, si no se toman las medidas adecuadas, puede volverse peligrosa y complicarse con fiebre alta, debilidad y deshidratación. Para prevenir lo mejor es que antes de viajar acudas con tu médico, quien deberá hacerte una revisión de salud general. Cuando le platiques que vas a viajar, solicítale que te prescriba un probiótico adecuado para prevenir y en caso de que ya la padezcas quizás te recomiende un Probiótico que también funcione como antidiarréico.
  • Diarrea por antibióticos. Cuando tomas antibióticos, sobre todo de amplio espectro, tu Microbiota Intestinal se ve afectada en su calidad y cantidad, ya que el antibiótico no distingue entre bacterias malas o buenas y acaba con casi todas, por ello es recomendable que cuando te prescriban un antibiótico solicites a tu médico Probióticos a base de levadura para prevenir la disbiosis y restituir la Microbiota. Uno de los que mejor ha probado su eficacia y seguridad es Saccharomyces boulardii CNCM I-745.
  • Diarrea: Todo tipo de diarrea afecta la salud de la Microbiota Intestinal, aunque algunas son más fuertes y causan mayores estragos en tu organismo, por ello es necesario que cuando la padezcas, busques el consejo de tu médico para que, además del tratamiento concreto para la diarrea, te recomiende un probiótico adecuado para tu caso específico. Los probióticos ayudan a regenerar la microbiota de forma rápida y en la cantidad y variedad adecuada, llevándola a un estado de eubiosis.

Restauración de la Microbiota Intestinal

Lograr que la salud de tu Microbiota Intestinal sea la adecuada depende de los cuidados que tengas en lo referente a tu alimentación, higiene, práctica de actividad física y estilo de vida, lo que en conjunto brindará a tu organismo una salud integral.

Adicionalmente recomendamos:

  • Tomar antibióticos sólo si es absolutamente necesario y bajo prescripción médica.
  • Una dieta variada rica en frutas y verduras de temporada, sobre todo aquellos que contienen fibra.
  • Reducir o si es posible eliminar los alimentos procesados, refinados y ricos en azúcar. Estos son grandes enemigos de tu microbiota intestinal.
  • Consumir alimentos fermentados que contengan probióticos, como yogurth, kéfir o kombucha.
  • Convivir con la naturaleza, permite que tu organismo se acostumbre a bacterias y microorganismos que hay en tu comunidad para que desarrolle defensas ante sus afectaciones.
  • Practicar algún deporte o actividad física que te ayude a relajarte y vivir sin estrés, siempre en beneficio de tu cuerpo.

Recuerda: ¡Microbiota Intestinal sana, en cuerpo sano!

Lectura Recomendada: Haz feliz a tu Microbiota en 3 pasos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.