Post

Cómo llegar a la tercera edad con una Microbiota sana

por Floratil | 23 febrero, 2021 | 0 comentarios

En la actualidad, y gracias a los avances médicos y científicos, la expectativa de vida del ser humano se ha incrementado de forma drástica; los primeros humanos no sobrepasaban los 30 años, para el siglo XVI se amplió a cerca de 45 años y a mediados del siglo XX ya llegaba a los 60. Es durante lo que va de este siglo que la longevidad del ser humano se ha elevado a casi los 80 años en promedio a nivel mundial, lo cual nos lleva a procurar la forma de llegar a esa edad en las mejores condiciones posibles.

Durante mucho tiempo el concepto de vejez ha estado ligado con fragilidad, enfermedad y tristeza; sin embargo, hoy en día todos queremos llegar a la tercera edad llenos de vida y con ganas de disfrutar del tiempo que nos quede, de preferencia sin depender de enormes cantidades de medicamentos; es decir, con calidad.

Investigaciones recientes han demostrado que un factor decisivo para que logres envejecer sano y radiante es el cuidado de tu microbiota intestinal desde temprana edad. ¿Pero, cómo lograrlo?

Hacia una evolución positiva

El conjunto de microorganismos que viven en tu intestino componen tu Microbiota intestinal, la cual te acompaña desde el nacimiento; la cantidad y calidad de ésta se van modificando durante las diferentes etapas de tu vida, dependiendo del tipo de nacimiento, la alimentación y hábitos de higiene, así como de la salud en la infancia, pues es alrededor de los cuatro años que alcanza estabilidad.

Con la juventud llega la consolidación y equilibrio del, según algunos expertos, “órgano olvidado”, ya que es apenas cuando se le empieza a dar la importancia que tiene.

Lectura recomendada: «Tu Microbiota a lo largo de la vida».

Durante la edad adulta una Microbiota Intestinal sana llega a pesar cerca de un kilogramo y está compuesta por trillones de microorganismos benéficos que trabajan de forma conjunta con tu organismo para desarrollar funciones como:

  • Mantener la eubiosis intestinal en condiciones apropiadas.
  • Proporcionar energía en forma de ácidos grasos de cadena corta.
  • Proporcionar nutrientes al organismo.
  • Proteger contra la colonización de potenciales bacterias patógenas.
  • Producir sustancias con propiedades antimicrobianas.

Esto significa que el balance entre levaduras, bacterias, hongos y otros microorganismos es el adecuado, por lo tanto se reducirán al máximo problemas comunes de salud en la vejez como:

  • Mala absorción de nutrientes
  • Estreñimiento
  • Inflamación intestinal
  • Anorexia
  • Infecciones gastrointestinales

Para lograrlo es importante el cuidado desde temprana edad; es decir, adoptar un estilo de vida saludable, sobre todo en lo referente a la dieta, pues es quizás el factor más importante para lograr el equilibrio.

Procurar una juventud sin excesos, con el menor estrés posible, practicando actividades físicas y recreativas y, sobre todo, una alimentación balanceada, que incluya abundantes frutas y verduras, carnes blancas, fibra y alimentos fermentados, te permitirá mantener una Microbiota sana y robusta que te ayudará a llegar a la tercera edad gozando de facultades plenas.

Un gran aliado para el mantenimiento y restitución de la microbiota y por tanto de la salud intestinal son los probióticos, microorganismos vivos que si consumes en cantidades adecuadas aportarán grandes beneficios a tu organismo, los puedes consumir a través de los alimentos que los contienen, pero para asegurarte la cantidad adecuada debes consultar a tu médico, quien está facultado para recomendarte la presentación farmacéutica idónea de acuerdo a tus requerimientos.

Y ahora que estás enterado, empieza a cuidar tu Microbiota para no arrepentirte en la vejez. ¡Que nada te detenga!.

También puede interesarte: «Probióticos en la Tercera Edad».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.