¿Es la Microbiota Intestinal un coadyuvante en el tratamiento de Covid-19?

por Floratil | 24 febrero, 2021 | 0 comentarios

Ante la estrecha relación de los sistemas respiratorio y digestivo, así como la interacción de las bacterias pobladoras del sistema gastrointestinal en garganta y pulmones, científicos españoles han iniciado diversos estudios para determinar si una Microbiota Intestinal sana puede coadyuvar en el tratamiento del SARS-CoV-2.

A un año de que el mundo se enterara de la existencia de esta nueva enfermedad que ha minado a una gran parte de la sociedad mundial en todos los confines del planeta, con casi 60 millones de personas infectadas y millón y medio de decesos por complicaciones; las causas, efectos y tratamientos para enfrentar la pandemia se han ido descubriendo poco a poco; por ello la comunidad científica se ha dado a la tarea de investigar todas las líneas que puedan aportar datos para enfrentar este complicado padecimiento.

Una de las más novedosas es la relación que guarda la eubiosis intestinal; es decir, el equilibrio entre la calidad y la cantidad de los microorganismos que habitan en la Microbiota Intestinal, y el sistema inmunológico, lo cual permitiría entender por qué mientras el virus causa estragos en algunos, principalmente adultos mayores y personas con comorbilidades preexistentes que presentan disbiosis, otros cursan la enfermedad sin mayor malestar e incluso de forma asintomática.

Llave y cerrojo

El virus SARS-CoV-2 infecta las células uniéndose al receptor de la proteína ECA2 (Enzima convertidora de Angiotensina 2) por medio de las pequeñas protuberancias que le dan forma de corona, las cuales funcionan como “llaves” de entrada al organismo. Dicha proteína se encuentra particularmente en pulmones, corazón, hígado e intestino, y es la encargada de evitar alteraciones oxidativas e inflamatorias en el organismo, apoyadas por las bacterias gastrointestinales que defienden al organismo de agentes patógenos.

Por su parte, cuando el Covid 19 ataca al organismo, genera una reacción inflamatoria que afecta primero a los pulmones y posteriormente se extiende a los demás órganos del tracto gastrointestinal, prueba de ellos es que se ha detectado el ARN viral en las heces de uno de cada dos pacientes, a pesar de que ya se planteó que el virus no se transmite a través de los alimentos.

Las investigaciones tratan de establecer que una Microbiota Intestinal sana podría cerrar la puerta al virus, impidiendo su entrada por medio de un sistema inmunológico competente que evite la colonización del tracto digestivo.

Buscando respuestas

Una vez que se sabe que el virus es capaz de replicarse en el tubo digestivo, los investigadores han contemplado la posibilidad de que pueda debilitar la barrera intestinal que inhibe la inflamación y permite que se replique; asimismo altera la regulación de la proteína ECA2, ya que cualquier déficit de esta proteína incrementa la susceptibilidad del intestino a la inflamación. Además altera la composición y las funciones de la Microbiota Intestinal cuando se reduce la entrada de oxígeno en el cuerpo. Incluso hay señales de que afecta al sistema nervioso entérico al verse implicado el Eje Intestino-Cerebro.

Estos datos llevan a los cientificos a tratar de establecer el papel de la Microbiota Intestinal como parte del tratamiento para el coronavirus y determinar si constituye un biomarcador de la severidad de la enfermedad o incluso si puede convertirse en una estrategia terapéutica.

Yolanda Sanz Herranz, microbióloga molecular del Instituto de Agroquímica y Tecnología de Alimentos de España, señaló que las bacterias que viven en el intestino de los seres humanos están encargadas de regular el sistema inmunológico en todo el organismo, por lo que también influyen en el tratamiento de las infecciones respiratorias.

El equipo de investigadores a su cargo agregó que si bien los resultados de sus estudios aún no son concluyentes, se pueden considerar prometedores, ya que se busca determinar la relación que existe entre el estado de la Microbiota Intestinal y la severidad de los síntomas por Covid 19.

Asimismo, de lograr establecer dicha relación se podrá hacer una mejor caracterización de los pacientes para saber cuáles son de mayor riesgo. “Proponemos que los marcadores de las bacterias intestinales se incluyan en el diagnóstico de los pacientes para mejorar las prediciones clínicas, mejorar los síntomas y reducir la mortalidad”, concluyó Sanz.

¡A reforzar la Microbiota!

Aunque el camino por recorrer aún es largo, debemos tomar cartas en el asunto y mantener nuestra Microbiota Intestinal en equilibrio ‑o restaurarla si es que se ha alterado‑, para blindar nuestro sistema inmunológico ante la amenaza de cualquier enfermedad. Para ello es de vital importancia mejorar nuestros hábitos alimenticios e incrementar nuestra ingesta de probióticos, tanto naturales como en presentación farmacéutica. Consulta a tu médico, él te dará la mejor recomendación.

Consulta a tu Médico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *