Post

Disbiosis relacionada a Polifarmacia

por Floratil | 23 febrero, 2021 | 0 comentarios

Con los avances médicos se ha logrado un incremento en la esperanza de vida de los seres humanos. En algunos países se ha alcanzado una cifra que supera los 80 años; sin embargo, la preocupación ahora es la calidad de vida en la llamada “tercera edad”. Esto es principalmente porque con el paso de los años, nos enfrentamos a diversos padecimientos crónico-degenerativos para los cuales generalmente debemos tomar más de un medicamento. A esta condición se le llama “polifarmacia”.Y aunque todos queremos vivir más tiempo, también queremos disfrutar cada etapa de la vida y llegar a la “edad de oro” en las mejores condiciones posibles sin la necesidad de estar atados a un copioso conjunto de medicamentos día a día.

¿Qué es la polifarmacia?
Técnicamente se denomina polifarmacia a la toma de dos o más medicamentos de manera simultánea; aunque la Organización Mundial de la Salud (OMS) considera que es cuando a un paciente se le administran más de cuatro medicamentos de forma simultánea y por periodos prolongados.

¿Quiénes están en este caso?
En su mayoría, los pacientes polimedicados pertenecen a la tercera edad, es decir, son mayores de 65 años y por ende el rango de población más propenso a padecer diversas enfermedades crónicas; lo cual no significa que la edad sea determinante, ya que hay factores que permiten llegar a la vejez con una calidad de vida y salud envidiables. De igual manera pero en menor proporción, existen personas que aún no pertenecen al grupo de la tercera edad pero que pueden estar polimedicadas.

En general existen tres perfiles del paciente que se trata con varios medicamentos:

  • Personas que padecen sólo una enfermedad, pero que esta requiere de varios tratamientos de forma simultánea. Por ejemplo, artritis reumatoide, esquizofrenia o algunos tipos de cáncer.
  • Personas que padecen dos o más enfermedades al mismo tiempo, las cuales requieren más de un tratamiento concomitante. Por ejemplo, diabetes, hipertensión, depresión, enfermedades del corazón, enfermedades pulmonares, entre otras.
  • Pacientes que no padecen una enfermedad de base pero que por auto-prescripción, consumen múltiples medicamentos de venta libre como analgésicos y antiácidos de manera cotidiana.

También puede interesarte: «La Microbiota Intestinal durante la Tercera Edad».

Implicaciones de la Polifarmacia
Existen ciertas implicaciones para las personas que se encuentran en esta situación, ya que entre mayor sea el número de medicamentos prescritos, mayores son las posibilidades de causar afectaciones colaterales a la salud, lo que a la larga significa la necesidad de ingerir aún más medicamentos.

Uno de los sistemas que se ven más afectados es el gastrointestinal, ya que la continua administración de fármacos, afecta directamente la microbiota intestinal, compuesta de millones de microorganismos benéficos que cuando están en equilibrio, ayudan a mantener la salud.

En otras palabras, la polifarmacia es una de las principales causas de disbiosis.

Por otra parte, cuando se prescriben varios medicamentos al mismo tiempo, el apego al tratamiento se vuelve complicado, pues en ocasiones olvidamos tomar algún medicamento, saltamos o repetimos dosis y si llegamos a sentirnos mejor, es probable que abandonemos el tratamiento.

Polifarmacia, un reto mundial
Esta situación está encendiendo alarmas en la comunidad médica, ya que los tratamientos que constan de varios medicamentos a la larga pueden causar más daño del que pueden remediar; a ello hay que agregar la automedicación, pues muchos pacientes con prescripción múltiple suelen tomar medicamentos de venta libre sin tomar en cuenta las posibles interacciones medicamentosas, generando incluso resistencia a los fármacos y por ende haciendo más complicado el proceso de sanación.

El reto para la comunidad médica es minimizar la necesidad de medicamentos a través de la prevención. Esto es, procurar que llevemos vidas más sanas que nos permitan llegar a la vejez con menos enfermedades y sólo se puede lograr a través de una modificación integral del estilo de vida.

Opciones saludables
Como hemos comentado en otros artículos, un estilo de vida sano, acompañado de una dieta balanceada que incluya alimentos fermentados ricos en probióticos, es clave para mantener una microbiota equilibrada que le permita a tu cuerpo afrontar las enfermedades sin necesidad de una gran cantidad de medicamentos.

Cuida tu microbiota intestinal y, si estás en situación de polifarmacia, consulta con tu médico si requieres la prescripción de probióticos en sus presentaciones farmacéuticas. Él mejor que nadie puede indicarte cuál es el más indicado para tu situación particular.

¡Más años de vida, pero sin tantos medicamentos, esa es la meta!

Lectura recomendada: «Uso de los probióticos en la salud»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.