Post

¿Te integras a la “nueva normalidad”? ¡Blinda tu Microbiota!

por Floratil | 24 febrero, 2021 | 0 comentarios

¿Eres de los que se pasan los días y las noches pensando cómo volver a la vida “normal” en medio de la pandemia que estamos viviendo?, ¿Necesitas incorporarte a la vida laboral, pero te causa angustia salir a la calle y correr el riesgo de contagiarte?

Ciertamente, transitar a lo que han llamado “la nueva normalidad” genera angustia y desconcierto, ya que esta nueva enfermedad llegó para quedarse y debemos aprender a vivir con ella; pero mientras se desarrolla una vacuna y los medicamentos adecuados, tenemos que prepararnos para enfrentarla armados con un sistema inmunológico lo más fuerte y eficaz posible.

Se  tiene evidencia científica de que la Microbiota Intestinal ayuda a mantener un sistema inmunológico fuerte, por eso es vital mantenerla sana.

Por más trillado que suene, es cierto que “somos lo que comemos”, por ello lo primero que debes hacer es modificar tus hábitos alimenticios a fin de eliminar o reducir al máximo aquello que daña tu Microbiota Intestinal y reemplazarlo por opciones más saludables.

Aquí te daremos algunos consejos para que puedas desarrollar o mejorar hábitos y costumbres que te ayuden a “blindar” tu Microbiota Intestinal con el fin de evitar, en la medida de lo posible, que te enfermes, ya que la respuesta de tu Sistema Inmunológico ante la amenaza de organismos patógenos, depende en gran medida una Microbiota Intestinal sana y equilibrada.

Empieza por una alimentación saludable:

  • Consume diariamente cinco porciones de frutas y de vegetales, ya que además de ser nutritivos y abundantes en vitaminas y minerales, contienen mucha fibra que ayudará a incrementar las bacterias buenas.
  • Reemplaza o alterna las proteínas de origen animal, principalmente las carnes rojas, por las de origen vegetal combinando una legumbre (frijoles, habas, garbanzo, chícharo), con un cereal (arroz, quinoa, maíz). También puedes obtener proteína de los frutos secos y del tofu.
  • Descarta de tu dieta las harinas refinadas, los azúcares procesados y las grasas saturadas, ya que fomentan el crecimiento de las bacterias nocivas que provocan enfermedades inflamatorias, las cuales alteran aún más la Microbiota Intestinal.
  • Limita el consumo de alimentos procesados con altos contenidos de sal y conservadores que aportan pocos nutrientes.
  • Integra alimentos fermentados ricos en probióticos como el yogurt natural sin azúcar, la kombucha, el vinagre de sidra de manzana, el kéfir, las aceitunas y otros productos encurtidos.
  • También, existen probióticos en presentaciones farmacéuticas. Existen algunos que han demostrado que influyen en el fortalecimiento y regeneración de la Microbiota Intestinal.
  • Hidrátate constantemente, sobre todo con agua natural o de frutas de temporada, pero no añadas azúcar y evita los refrescos o los jugos envasados que contienen grandes cantidades de azúcar o de edulcorantes artificiales.
  • Evita fumar, pues además de que fumar perjudica tu sistema respiratorio y cardiovascular, tiene también un impacto muy negativo en la microbiota intestinal.
  • Haz ejercicio por lo menos 30 minutos al día, evitar una vida sedentaria es vital para la salud de tu Microbiota.

→ Lectura recomendada: «3 enemigos de tu Microbiota Intestinal».

¡Adopta las medidas de prevención responsablemente!

Como nos lo han venido repitiendo, para enfrentar al Coronavirus y transitar hacia la “nueva normalidad” es muy importante adoptar las medidas de prevención; así que acostúmbrate a:

  • Usar cubrebocas de forma correcta, con ello evitarás principalmente esparcir partículas virales. Recuerda que una persona con el sistema inmunológico sano, puede ser portador del virus sin presentar ningún síntoma. Usando un cubrebocas, proteges a los demás de no contagiarse.
  • Lava tus manos varias veces al día con agua y jabón durante por lo menos 20 segundos. En caso de no poder hacerlo usa gel antibacterial al 70% de alcohol.
  • Limpia las superficies de contacto, pero no abuses de los desinfectantes, sobre todo del cloro, ya que su exceso puede dañar tu piel.
  • Mantente a una distancia de por lo menos 1 metro y medio de los demás (nos referimos a aquellos con los que no cohabitas) y evita lugares muy concurridos.

El reto es mayúsculo, pero si todos estamos dispuestos y preparados será más sencillo.

→ También puede interesarte: «Haz feliz a tu Microbiota Intestinal en 3 pasos».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.