Post

Probióticos en la Tercera Edad

por Floratil | 23 febrero, 2021 | 0 comentarios
Portrait of a happy senior woman embracing her husband and both looking at camera

A todos nos gusta hacer planes para el futuro, algunos buscamos tener una economía robusta o una casa cómoda, otros hacemos planes para viajar y disfrutar del retiro, lamentablemente pocos nos preocupamos por cómo será nuestra salud intestinal en la vejez.El envejecimiento de los seres humanos tiene dos modalidades: la fisiológica, que tiene que ver con el deterioro natural de tu cuerpo por el paso del tiempo y el obvio desgaste que sufres a lo largo de la vida, imposible de detener o evitar.

La segunda es el envejecimiento que tiene que ver con la calidad de vida que llevas y las modificaciones que imponen las enfermedades acumuladas y diversos factores ambientales; ésta es quizás la parte en la que sí tienes una influencia directa y en la que puedes intervenir de manera positiva o negativa.

Desde que estamos en el vientre de nuestra madre y por lo menos hasta los 3 años de edad, en nuestro organismo se va desarrollando la Microbiota Intestinal, la cual está formada por millones de microorganismos compuestos por bacterias, arqueas, hongos (levaduras) y protozoarios que residen de manera natural en tu intestino, cumpliendo diversas y asombrosas funciones, muchas de las cuales tienen lugar fuera del tracto intestinal. Si, suena asombroso, pero así es. Se ha demostrado que la Microbiota Intestinal tiene funciones que impactan todo tu cuerpo, especialmente, tu sistema inmunológico.

También puede interesarte: 5 funciones sorprendentes de tu Microbiota Intestinal.

Vejez y disbiosis

Constantemente asociamos a la vejez con enfermedad y fragilidad, ello se debe a que conforme va avanzando el tiempo, nos envolvemos en un círculo vicioso en donde el organismo va perdiendo la capacidad para metabolizar y retener de forma óptima los nutrientes, por ello nos volvemos proclives a las enfermedades y padecimientos degenerativos y por tanto requerimos la ingesta constante de diversos medicamentos que, si bien nos ayudan a sentirnos mejor, al mismo tiempo producen efectos secundarios en otras partes del cuerpo.

La inflamación es una de las patologías que más se asocian con la vejez, principalmente la intestinal, ya que es un proceso sistémico que causa:

  • Tránsito intestinal lento que produce estreñimiento.
  • Dificultad para absorber los nutrientes.
  • Deterioro en la Microbiota Intestinal.
  • Dificultad para digerir.
  • Dolor que inhibe el apetito.
  • Constantes infecciones locales.

Ante estos problemas, los profesionales de la salud prescriben antibióticos, analgésicos y antiinflamatorios por largos periodos de tiempo y que a la larga, barren la Microbiota Intestinal por lo que el sistema inmunológico se puede ver afectado y deja el cuerpo del adulto mayor aún más vulnerable generando un círculo vicioso que cada vez causa mayor fragilidad y probablemente mayor enfermedad.

Estamos conscientes, que muchas veces no es posible suspender los medicamentos que múltiples médicos indican a los pacientes de la tercera edad, sin embargo, tenemos recomendaciones para que la conocida “polifarmacia del adulto mayor” cause los menos estragos intestinales posibles. Recuerda que un intestino sano, con una microbiota equilibrada, absorbe los nutrimentos que necesitamos para vivir adecuadamente y por ende esto beneficia toda nuestra economía.

Para envejecer con salud

Aunque parezca complicado, existe la manera de que llegues a la tercera edad gozando de buena salud y si ya eres una persona de la tercera edad, no es demasiado tarde para que implementes un estilo de vida que incluya una alimentación balanceada, rica en probióticos como alimentos fermentados, yogurt, frutas y verduras ricas en fibra, pescados de aguas frías como salmón, etcétera.

Puedes solicitar a tu médico que te recomiende un probiótico elaborado a base de levaduras, ya que éstas son resistentes al efecto de los antibióticos y ofrecen múltiples beneficios, por lo que te ayudarán a preservar mejor la salud, cantidad, calidad y equilibrio de tu microbiota.

Asimismo, es muy importante la práctica de algún deporte como natación o yoga, que mantendrán tu cuerpo fuerte y flexible, acompañados de un estilo de vida lo más libre de estrés posible.

¡Mantenerte sano es una decisión y los probióticos son grandes aliados para lograrlo!

Lectura recomendada: La Microbiota Intestinal durante la tercera edad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.