Post

La Microbiota Intestinal, ¿Un “nuevo” órgano?

por Floratil | 24 febrero, 2021 | 0 comentarios
Portrait of a happy healthy woman holding green apple and looking at camera isolated over white background

Seguramente has escuchado hablar de la Microbiota Intestinal (antes llamada Flora Intestinal) haciendo referencia a aquella parte del tracto gastrointestinal que se afecta cuando nos recetan antibióticos, cuando tomamos más de 2 medicamentos de manera crónica o cuando tuvimos cambios repentinos en nuestros hábitos de salud o alimenticios.

Pero, ¿Te habías puesto a pensar en la verdadera importancia de la Microbiota Intestinal como un órgano vital tan necesario como el corazón o los pulmones?

Aunque la ciencia aún no lo ha considerado así, los estudiosos de la Microbiota Intestinal han propuesto que este conjunto de microorganismos buenos (bacterias principalmente, pero también algunos hongos y virus) que viven en nuestro intestino deberían ser elevados a la categoría de “órgano”, debido a las importantes funciones que desempeña, no solamente a nivel gastrointestinal, sino en el resto del cuerpo. Si, leíste bien, desde el intestino, la Microbiota intestinal desempeña funciones que tienen un impacto fuera de él.

¿Qué es la Microbiota Intestinal?
Anteriormente llamada “Flora Intestinal”, es un ecosistema de microorganismos buenos, que viven en el intestino. Este conjunto de microorganismos está compuesto en su mayoría por diferentes bacterias, pero también podríamos encontrar virus, hongos (como las levaduras) y otros, que, en total, suman unos 10 billones de microbios. Por más impresionante que suene, la cantidad de microorganismos que hay en tu intestino es equivalente al total de células presentes en todo el cuerpo humano.

La Microbiota Intestinal de cada persona es única y está determinada por el tipo de nacimiento (parto vaginal o cesárea), el tipo de alimentación que hemos recibido desde el nacimiento (lactancia materna o fórmula infantil) e incluso por las costumbres alimenticias de las diversas regiones del mundo.

Así, tenemos que este grupo de microorganismos que nos acompaña desde nuestro nacimiento y hasta nuestra muerte, desempeña funciones tan vitales como las de cualquier otro órgano conocido del cuerpo humano.

→ Lectura recomendada: «Tu Microbiota a lo largo de la Vida».

Funciones locales (en el intestino) y sistémicas (en el resto del cuerpo) de la Microbiota Intestinal
Como su nombre lo indica, la Microbiota Intestinal reside en el intestino tanto en el delgado como en el grueso también conocido como “colon”. Es ahí donde desempeña la mayoría de sus funciones a nivel local, como:

• Interviene en la digestión, ya que ayuda a facilitar la absorción de los nutrientes.
• Funciona como barrera ya que impide la instalación de microorganismos nocivos en el intestino y por lo tanto, nos defiende de infecciones.
• Ayuda a mantener la mucosa intestinal del tubo digestivo en óptimas condiciones.

A estas importantes funciones hay que sumarle otras que impactan a nivel sistémico (fuera del intestino), es decir, en otras partes del cuerpo. Por mencionar algunas:

  • Interviene en la producción de ácidos grasos de cadena corta, esto desempeña un efecto protector ante la obesidad y otras alteraciones metabólicas.
  • Interviene en la producción de vitaminas como la K2, B12 y B8.
  • “Entrena” al sistema inmunológico para distinguir los microorganismos benéficos de los nocivos.
  • Se ha estudiado su intervención en el desarrollo de alergias y asma.
  • Desempeña un papel fundamental en la comunicación “intestino-cerebro”, por lo que se cree que un desequilibrio crónico de la Microbiota Intestinal podría tener implicaciones en trastornos neurológicos y conductuales como la depresión y la ansiedad.
  • Interviene en la producción de la serotonina, la famosa “hormona de la felicidad”. Se ha observado que los pacientes con un desequilibrio de la Microbiota Intestinal (estado conocido médicamente como Disbiosis Intestinal) podrían ser propensos a sufrir depresión.

¿Un “nuevo” órgano?
Como se puede apreciar, la Microbiota Intestinal aún tiene reservadas muchas sorpresas por descubrir.

Hasta hace algunas décadas, poco era lo que se había investigado acerca de la Microbiota Intestinal y sólo se le había observado desde su papel protector de la mucosa intestinal.

Hoy, en cambio, ha despertado cada vez más interés como campo de estudio y se han desarrollado múltiples investigaciones en torno a ella en poco tiempo, ahora desde enfoques multidisciplinarios.

Estos descubrimientos han puesto sobre la mesa de discusión la propuesta de considerar a la Microbiota Intestinal como un “nuevo” órgano, tan importante como el corazón o los pulmones.

Después de haber leído esto, ¿Qué opinas? ¿Deberíamos considerar a nuestra Microbiota Intestinal como un órgano?

→ También puede interesarte: «¿Hacia dónde apunta la investigación sobre probióticos?».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.