Post

¿Los niños pueden tener Disbiosis Intestinal?

por Floratil | 23 febrero, 2021 | 0 comentarios

La disbiosis intestinal es el desequilibrio de la Microbiota Intestinal, es decir la alteración en cantidad y calidad de microorganismos que viven en nuestro intestino. El origen de este padecimiento ‑como el de muchos otros‑, es diverso y en la actualidad afecta a la mayoría de las personas de todas las edades. Uno de los sectores de la población más vulnerable son los niños, debemos recordar que su microbiota intestinal se estabiliza entre los 3 ó 4 años, y su configuración depende de:

  • Tipo de nacimiento (parto o cesárea).
  • Nacimiento pretérmino, término o postérmino
  • Alimentación al seno materno o con fórmula infantil.
  • Tipo de alimentos al iniciar la ablactación.
  • Uso de antibióticos u otros tratamientos médicos.

Este último punto es quizás el que más determina la salud intestinal de los pequeños, ya que el uso de antibióticos arrasa con la microbiota intestinal y deja frágil el sistema causando inflamación y diarrea iniciando una espiral de alteraciones que terminan causando Disbiosis Intestinal. La disbiosis crónica tiene una seria relación con padecimientos como enfermedades autoinmunes, alergias, obesidad e incluso algunos tipos de cáncer.

También te puede interesar: «Diarrea por Antibióticos ¿Qué es?».

¿Cómo es la Disbiosis Intestinal?
Actualmente se habla de dos tipos de disbiosis intestinal :

  • Disbiosis intestinal en donde existe un sobrecrecimiento de microorganismos patógenos: como ya hemos mencionado en otros blogs, la Microbiota Intestinal guarda un equilibrio entre bacterias buenas y malas, lo que asegura que el sistema mantenga las posibles enfermedades en control, es decir, que no se desarrollen. Cuando las bacterias patógenas (malas) aumentan su número y predominan, el organismo se desequilibra y, por lo tanto, se enferma.
  • Disbiosis intestinal por pérdida de microorganismos benéficos: el correcto equilibrio de la microbiota impide la distensión intestinal que causa gases y cólicos en tus pequeños así como episodios de fiebre y diarrea, esta última también causa una mayor pérdida de bacterias benéficas. En el caso de los niños esta condición se agrava por los hábitos de alimentación e higiene inadecuados y, sobre todo, por los continuos tratamientos con antibióticos que les son recetados para aliviar las enfermedades infecciosas, que parecen no tener fin a esa edad.

Riesgos del desequilibrio intestinal
Estudios recientes han demostrado que los niños con problemas intestinales recurrentes son más propensos a presentar enfermedades autoinmunes, alergias, obesidad e incluso enfermedades que en el pasado sólo eran detectadas en adultos como Síndrome de Intestino Irritable, colitis nerviosa o depresión.

Las investigaciones respecto al Eje Intestino-Cerebro han demostrado que el equilibrio bacteriano en el sistema gastrointestinal tiene gran influencia en la salud mental de los seres humanos.

Prevenir para no lamentar
Proveer a tu hijo de todas las herramientas para enfrentar los retos de la vida moderna le permitirá convertirse en un adulto sano, para ello es necesario que cuides su salud intestinal  con buenos hábitos alimenticios.

Es recomendable que, desde los primeros días de vida, tu bebé cuente con:

  • Lactancia materna exclusiva mínimo los primeros 6 meses de vida. Si por alguna razón la lactancia materna no se puede llevar a cabo, o le ofreces alimentación mixta a tu bebé, tu pediatra podría indicarte una fórmula con prebióticos para enriquecer su microbiota.
  • Cuando inicie su ingesta de sólidos, procura que sus alimentos sean de origen natural, libres de conservadores y que incluyan alimentos fermentados ricos en probióticos.
  • Evita los alimentos procesados, carbohidratos, azúcar refinada, sal y grasas en exceso.
  • No abuses de la higiene, recuerda que las bacterias que entran en su organismo le ayudan a fortalecer la calidad y cantidad de microbiota intestinal y por ende su sistema inmunológico, pero no olvides que los extremos no son buenos.

Cuando sea necesario administrarle antibióticos por alguna enfermedad, platica con tu pediatra sobre la conveniencia de incluir al tratamiento probióticos de levadura para proteger y mantener el equilibrio de su Microbiota Intestinal, o en todo caso, restaurarla si ésta ha sido alterada.

¡Que la Disbiosis no los detenga!

Lectura recomendada: «¿Por qué tomar probióticos cuando tenemos diarrea?».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.