Post

¿SABÍAS QUÉ?  AL DESEQUILIBRIO DE LA MICROBIOTA INTESTINAL SE LE CONOCE COMO DISBIOSIS 

por wordpressuser | 1 junio, 2022 | 0 comentarios

Es muy probable que la palabra ‘disbiosis’ no te suene muy conocida, pero no te preocupes, en este blog te la vamos a explicar de una forma muy amigable para que nunca se te olvide.  

Pero, ¿por qué no queremos que se te olvide?  

Porque si entendemos lo que significa y lo que puede ocasionar en nuestro cuerpo, lograremos prevenir múltiples padecimientos que han sido relacionados a la -no tan famosa- disbiosis.  

Muy bien, para empezar, debemos recordar que desde que nacemos, nuestro tracto gastrointestinal se llena de microorganismos; bacterias en su mayoría, pero también de virus, hongos y parásitos. A estos microorganismos antes los conocíamos como Flora intestinal pero hoy los conocemos como Microbiota intestinal.  

Es muy importante que sepas que estos microorganismos son fundamentales para la vida y la salud de las personas porque se encargan de realizar tareas muy importantes para nosotros. Claro, esto funciona perfectamente cuando dichos bichitos se encuentran en equilibrio o mejor dicho en ‘eubiosis’. O sea, cuando nuestra Microbiota intestinal se encuentra saludable y equilibrada, todos salimos ganando porque nuestro cuerpo le proporciona a dichos microorganismos el alimento y el hogar que necesitan para vivir y como moneda de cambio ellos cumplen con múltiples funciones fisiológicas indispensables para nosotros como la digestión, la asimilación de nutrientes, la fabricación de algunas vitaminas,  hormonas y neurotransmisores, la protección de la barrera intestinal y la lucha contra microorganismos que son nocivos para nosotros.  

Conociendo este contexto, podemos volver al término ‘disbiosis’, el cual vamos a definir como una alteración en la composición y el funcionamiento de la microbiota, es decir, el desequilibrio en calidad y cantidad de nuestros microorganismos intestinales. Dicha alteración puede ser ocasionada por una combinación de diferentes factores que explicaremos más adelante.  

Ahora, esta es la definición científica de la disbiosis, pero para que tu entiendas un poco más a detalle te lo vamos a explicar con una analogía:   

Imagina un hospital. ¿Qué personal necesita un hospital para su adecuado funcionamiento? Bueno, por supuesto, necesita doctores en su gran mayoría. Pero no solo eso, también necesita una buena cantidad de enfermeras, personal administrativo, recursos humanos, personal de limpieza, camilleros, residentes y estudiantes de medicina, fisioterapeutas, farmacéuticos, un equipo de nutrición y trabajadores sociales. Todo este personal se necesita para que un hospital funcione en armonía, adecuadamente y en equilibrio y para que los pacientes estén cómodos y felices. Este hospital está en ‘eubiosis’.  

Ahora, imagina que en el hospital el director de recursos humanos decide disminuir el personal de camilleros y de limpieza, contratar a más doctores y enfermeras, correr a todos los residentes y estudiantes de medicina y aumentar el personal administrativo. ¿Qué sucedería con el hospital? Sería un hospital que, a pesar de tener un gran número de doctores y enfermeras, no funcionaría en equilibrio sin un adecuado número de residentes y estudiantes, sin camilleros que transporten a los pacientes, sin personal de limpieza que se de abasto para tener el hospital limpio y con mucho personal administrativo sin mucho trabajo porque no hay pacientes dado el mal servicio que ha ofrecido el hospital. Este hospital está en ‘disbiosis’, es decir, está en desequilibrio no solo en cantidad sino en calidad de su personal.  

Bueno pues igualito sucede en nuestro intestino. No es que unos sean ‘buenos’ y otros sean ‘malos’. Nuestros microorganismos viven en armonía en cierta cantidad y calidad hasta que un agente agresor como el de recursos humanos del hospital entra a nuestro cuerpo y lo desequilibra todo.  

¿Pero, cuales son estos agentes agresores? 

Bueno pueden ser muchos, pero te vamos a hacer una lista de los perturbadores más comunes de la Microbiota intestinal, que pueden ocasionar disbiosis.  

  1. Antibióticos 
  1. Otros medicamentos cuando se consumen en forma crónica como: antiinflamatorios no esteroideos y antiácidos  
  1. No hacer ejercicio  
  1. No comer una dieta equilibrada  
  1. Vivir bajo condiciones de estrés continuo  
  1. Fumar  
  1. Abuso de bebidas alcohólicas  

¿Y esto qué? ¿Por qué tanto rollo con la disbiosis?  

Mira esto es lo interesante, la disbiosis intestinal de forma crónica se ha relacionado con enfermedades digestivas como diarrea, gastritis, enfermedad inflamatoria intestinal, síndrome de intestino irritable y otras, pero no solo eso. No sé si sabías, pero nuestro intestino está lleno no solo de estos microorganismos sino de neuronas y de sangre por lo que tiene la capacidad de comunicarse con otros sitios de nuestro cuerpo, lejos del intestino y por lo tanto la disbiosis se ha relacionado a enfermedades metabólicas como diabetes, sobrepeso y obesidad, a enfermedades inmunológicas como alergias, e inclusive a enfermedades neurológicas como depresión, deterioro cognitivo y enfermedad de Parkinson.  

Esta es la razón por la que debemos proteger nuestra Microbiota intestinal y prevenir la disbiosis a toda costa, cuidando nuestro intestino, viviendo una vida saludable y consumiendo una dieta alta en fibras prebióticos y probióticos. Floratil es un probiótico que ha demostrado en diversos estudios prevenir la disbiosis y restaurar el ecosistema intestinal.  

Ahora que entiendes perfectamente lo que es la disbiosis y lo que puede ocasionar, te invitamos a seguirnos leyendo y a interesarte más por tu Microbiota intestinal.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.