LOS PROBIÓTICOS Y LA MICROBIOTA INTESTINAL

por Floratil | 10 noviembre, 2021 | 0 comentarios

¿Quién no ha escuchado la palabra probiótico hoy en día? Los probióticos se han ganado la popularidad entre la población debido a los beneficios que aportan a nuestro organismo. Todos hemos escuchado que los probióticos son buenos para la salud intestinal, y en los últimos años los científicos han descubierto cosas increíbles sobre la importancia de la Microbiota Intestinal. Hoy es tanta la evidencia científica en torno a los probióticos que ahora la mayoría de los alimentos que los contienen se encuentran clasificados como “alimentos funcionales” ya que sus componentes optimizan la salud humana.

Los probióticos aportan una amplia gama de beneficios al organismo, entre los cuales destacan el fortalecimiento del sistema inmune, el equilibrio de la Microbiota Intestinal, el estímulo a la producción de vitaminas y el apoyo a la digestión y utilización de nutrimentos.

Para comprender mejor a los probióticos y cómo funcionan, debemos de familiarizarnos antes con algunos datos:

Gracias a los avances de la ciencia, sabemos que el número de bacterias que habitan en un individuo es de 3-10 veces mayor que el de células humanas y que aproximadamente el 80% del sistema inmune, está localizado en el tracto gastrointestinal. He aquí la importancia que tiene la Microbiota Intestinal en nuestro organismo. Además, algunas de las enfermedades que sufrimos hoy en día, tienen su origen en el intestino y se ha observado que un factor importante que puede causarlas es  un desequilibrio de ésta.

La Microbiota Intestinal, antes conocida como flora o microflora, es el conjunto de microorganismos buenos presentes en el intestino. y nos ayuda a asimilar nutrientes que no se han digerido anteriormente, refuerza nuestras defensas y ayuda a evitar el crecimiento de bacterias perjudiciales. Una microbiota desequilibrada o en mal estado puede promover algunos padecimientos como: obesidad, diabetes, síndrome metabólico, enfermedad inflamatoria intestinal, síndrome de intestino irritable, alergias, depresión, entre otros. Factores como una dieta desequilibrada, el abuso del alcohol, el consumo de antibióticos y algunos otros medicamentos como antiácidos y antiinflamatorios, el estrés no manejado y el tabaquismo, ocasionan estos desajustes en este importante órgano.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el término probiótico se define como “microorganismos vivos que, cuando se administran en cantidades adecuadas, confieren un efecto beneficioso para la salud del sujeto que lo recibe”.

Además, para mejorar su funcionamiento, los probióticos actúan en equipo con los prebióticos, estos últimos no son organismos vivos, sino alimentos no digeribles por el intestino humano, normalmente fibras solubles, que son fermentadas o digeridas por la Microbiota Intestinal, actuando como “su alimento” y promoviendo de manera selectiva el crecimiento de bacterias beneficiosas en el intestino.

Hasta la fecha se ha demostrado que los probióticos y los prebióticos han sido parte de la alimentación humana desde épocas ancestrales, y hoy más que nunca debemos promover una microbiota sana y fuerte.

JA Merino. Microbiota intestinal: “el órgano olvidado”. Acta Médica Grupo Ángeles. 2021. 19(1):92-100.

Consulta a tu Médico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.