10 ESTRATEGIAS PARA PREVENIR LA DISBIOSIS 

por wordpressuser | 2 agosto, 2022 | 0 comentarios

Muy sencillos y la verdad es que ya lo hemos hablado mil veces y de diferentes formas. Pero la realidad es que necesitamos repetirlo hasta el cansancio y hasta que las personas comprendamos la importancia de la Microbiota intestinal para nuestra salud.  

Recordemos rápidamente que la Microbiota intestinal, antes conocida como ‘Flora intestinal’ (término completamente desactualizado), es el conjunto de microorganismos que habitan en todo nuestro tracto gastrointestinal desde la boca hasta el recto. Su composición es diversa y especializada y conviven en contacto directo con nosotros, manteniendo una relación simbiótica, es decir, ellos se benefician de nosotros, pero nosotros también nos beneficiamos ampliamente de ellos.  

Cuando esta comunidad de microorganismos se desequilibra, se le conoce como disbiosis y la disbiosis intestinal crónica se ha relacionado con enfermedades digestivas como diarrea, gastritis, enfermedad inflamatoria intestinal, síndrome de intestino irritable y otras, pero no solo eso. No sé si sabías, pero nuestro intestino está lleno no solo de estos microorganismos sino de neuronas y de sangre por lo que tiene la capacidad de comunicarse con otros sitios de nuestro cuerpo lejos del intestino y, por lo tanto, la disbiosis se ha relacionado a enfermedades metabólicas como diabetes, enfermedades inmunológicas como alergias e inclusive a enfermedades neurológicas como depresión, deterioro cognitivo y enfermedad de Parkinson.  

Esta es la razón por la que te damos 10 estrategias para prevenir la disbiosis a toda costa y así, proteger tu Microbiota intestinal.  

  1. ALIMÉNTATE INTUITIVAMENTE 

Elige alimentos que te gusten, pero dedica un poco de consideración a tu selección de alimentos para que obtengas comida nutritiva. Come más frutas y verduras, están llenas de vitaminas, minerales y fibra que son los alimentos favoritos de la Microbiota. ¡Escúchate! Siéntate a comer con hambre y come hasta que estés satisfechx, suena muy sencillo, pero hemos perdido esta capacidad de escuchar a nuestro cuerpo. Ojo con eso.  

  1. CONSUME PREBIÓTICOS  

Los prebióticos son alimentos que le dan de comer a nuestra Microbiota intestinal. Los prebióticos sirven para mantener y/o mejorar el equilibrio de los microorganismos y los vas a encontrar en alimentos como avena, centeno, plátano, espárragos, alcachofas, miel, cebolla, frutos rojos y legumbres. También puedes encontrar prebióticos en forma de suplemento alimenticio como la inulina de agave en polvo. Los prebióticos deben ser consumidos en el marco de una alimentación variada y equilibrada.  

  1. HAZ EJERCICO 

Además de los múltiples beneficios que seguro ya conoces, la actividad física ayuda a mantener equilibrada y saludable la Microbiota intestinal.  Elige algo que te guste, ponerte en forma no debe ser un camino de castigos, tortura o desagrados. Al contrario, la idea es que disfrutes, seas constante y a la vez obtengas los beneficios.  

  1. RELÁJATE  

Vivimos en un mundo ajetreado, en donde cada vez estamos más preocupados por muchas cosas. El cortisol es una hormona que se libera cuando estamos estresados y la liberación constante de cortisol por preocupaciones de la vida cotidiana nos perjudica. El cuerpo no está fabricado para mantener un nivel de cortisol alto todo el tiempo y que crees, nuestra Microbiota intestinal tampoco. Así que te recomendamos que, para mantenerla saludable, realices prácticas anti-estrés como meditar, hacer yoga, técnicas de respiración, caminatas en la naturaleza… tu elige.  

  1. DUERME  

Suena un poco lógico, pero vivimos en un mundo en donde a veces sentimos que no nos alcanza el día y quisiéramos que los días duraran 27 horas o más, en vez de 24 para poder cumplir con nuestra cuota se sueño. Créeme, sacrificar horas de sueño no le hace bien a nadie, es super importante que cumplas cuando menos con 6 – 7 horas. La falta de sueño se ha relacionado directamente con efectos negativos sobre la Microbiota intestinal y sobre la salud en general.  

  1. MODERA EL CONUSMO DE EDULCORANTES ARTIFICIALES  

Se ha observado en algunos estudios, que el uso cotidiano de edulcorantes artificiales ya sea en productos como un refresco o bebida light o bien, en sobre para endulzar el café por ejemplo, promueven el desequilibrio de la Microbiota intestinal. Así que te recomendamos que no los utilices o bien, los utilices lo menos posible.  

  1. NO TE AUTOPRESCRIBAS  

Existen múltiples situaciones que contribuyen al desequilibrio de la Microbiota intestinal, sin embargo, una de las principales es el consumo indiscriminado de medicamentos principalmente de antibióticos, pero también del consumo crónico de medicamentos que nos encanta auto-prescribirnos como los antiinflamatorios no esteroideos (el típico medicamento para el dolor y la inflamación) y antiácidos (los típicos para la gastritis).  

  1. OJO ESPECIAL CON EL CONSUMO DE ANTIBIÓTICOS 

Queremos hacer énfasis especial con los antibióticos porque pueden tener consecuencias negativas para la salud inclusive cuando están bien indicados. Esto sucede porque cuando consumimos un antibiótico, si bien, intentamos matar a la bacteria que ocasionó la infección, nos llevamos a varias bacterias en el camino que eran parte de nuestra Microbiota. El uso indiscriminado de antibióticos ha traído consecuencias devastadoras a la salud por las implicaciones que tienen sobre la Microbiota intestinal. Literalmente la descomponen y no solo descomponen la intestinal, sino todas las Microbiotas que tenemos, la de la piel, la respiratoria, la vaginal… Ahora, entendemos que a veces existen ocasiones en las que son necesarios y están adecuadamente prescritos por un médico. Si este es tu caso, es importante que preguntes como proteger tu Microbiota intestinal. 

  1. CONSUME PROBIÓTICOS* 

Existen múltiples alimentos que contienen probióticos, principalmente los alimentos fermentados por ejemplo en el yogurt, el kéfir, la kombucha, algunos quesos, el vinagre de manzana, las aceitunas, el chocolate negro, el pan de masa madre, entre otros, pero también, existe una gran variedad de probióticos en presentación farmacéutica que te pueden ayudar a mantener el equilibrio de la Microbiota intestinal, a prevenir que se te desequilibre y tratar su desequilibrio. Pero ojo, no todos los probióticos son iguales. Floratil, es un probiótico natural de levadura que ha sido estudiado ampliamente y que está comprobado que ayuda tanto a mantener la Microbiota intestinal en equilibrio, como a restaurarla en caso de disbiosis. 

  1. NO FUMES, NO TOMES.  

Es un poco obvio, pero no está demás decirlo. Si el alcohol, el tabaco y otras drogas te hacen daño a ti, pues también le hacen daño a tu Microbiota intestinal. Elige hábitos saludables 😉 

*Consulta a tu médico  

¡Listo! Ahora que tienes las estrategias para prevenir la disbiosis, te invitamos a seguirnos leyendo. Recuerda que una Microbiota intestinal equilibrada promueve una vida saludable, un sistema inmunológico fuerte y ayuda a prevenir múltiples enfermedades asociadas a su desequilibrio. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.